¿Es la calidad causa o efecto?

¿Es la calidad causa o efecto?

Quizás parezca una pregunta filosófica, pero su respuesta debe ayudarnos a clarificar y focalizar el verdadero rol de la gestión de la calidad en una organización. Es la causa principal por la que el cliente prefiere nuestros productos y a la vez, efecto de que la gestión de la organización focalice sus acciones, en las necesidades del cliente.

Ichak Adizes explicaba en una ocasión, que la gestión de organizaciones es similar a preparar un pie de manzana y que al morderlo, el paladar disfruta agradables sensaciones o lo rechaza.

¿Qué necesitas para cocinar un buen pastel de manzana?

Ingredientes: deben ser de excelente calidad; una manzana podrida pudre el canasto y modifica el sabor final.

Receta: las cantidades, secuencia y tiempos en la preparación son determinantes en el producto final. Todo en exceso o en defecto hace daño.

Horno: que funcione adecuadamente y garantice la cocción adecuada. Sin un control fiel de la temperatura y del tiempo, sería imposible  lograr un buen pastel-

Y por último, ¿Para quién es el pastel? No puede ser el mismo pastel para un adulto diabético, que para un niño en su cumpleaños o un adolescente que desea agradar a su novia. Si al final el pastel resulta agradable o no ¿a quién debemos atribuir el éxito o el fracaso?

Todos los factores inciden en el producto final y es difícil culpar a uno en particular.

Igual sucede en las organizaciones los ingredientes son la gente; se debe garantizar su calidad y más que lo que “saben” evalúalos por lo que “son”, pues la obsolescencia de lo que saben llega muy luego, mientras sus principios y valores perduran;  Receta son los procesos bajo los que la empresa opera y soluciona sus problemas ¿participa la gente o es la gerencia la única en tomar las decisiones?; Horno es la estructura, bajo la cual se realizan las operaciones de la organización  y ¿Para quién? Es la Misión de la empresa, que define el rumbo a seguir para cumplir la razón de su existencia. Como puede verse, la calidad es la raíz de todo; por lo que un verdadero Sistema de Gestión de Calidad, debe considerar todos los factores de la empresa: Gente, estructura, procesos y la misión. Culpar solo a la gente de los resultados, no siempre es justo.

“El rol de un gerente competente, es crear un ambiente, en el que lo más probable, es que suceda,  lo más deseable” ~ RALPH  ABLON.

Es por lo anterior, que implantar y administrar un SGC se vuelve un arte; la estandarización y el cambio constante, luchan férreamente cada día y adaptar a la organización a esta cambiante realidad, es una tarea difícil y permanente. Ya no bastan las competencias de los líderes de proyecto, además de la guía que brinda la norma, se necesitan herramientas de apoyo; ya no se debe implantar o gestionar un SGC en papeles, esto carga innecesariamente el trabajo de la gente y los costos, por lo que utilizar aplicaciones informáticas se vuelve una obligación. Además, no tratemos de inventar la rueda, ya existen manuales, formularios, procedimientos y guías pre-elaborados que facilitan la labor y reducen el tiempo de implantación y administración del SGC.

Finalmente ¿ES LA CALIDAD CAUSA O EFECTO? La respuesta es vuestra. Usemos el ingenio y el tiempo para gestionar el negocio, no para llenar papeles.

"El sentido común es el arte de resolver los problemas,  no de plantearlos" ~ Yoritomo Tashi


Tags: Estructura , Calidad , Sistema de gestión de la calidad , SGC ,

Comentarios de Blog

Ningún comentario ha sido añadido

Usted debe iniciar sesión para comentar. Pulse aquí para iniciar sesión.